Enuresis: descripción, causas y soluciones desde la Psicología Infantil

enuresis nocturna

¿Qué es la enuresis?

La enuresis es la persistencia de micciones incontroladas más allá de la edad en la que se alcanza el control de la vejiga, de 4-6 años como edad extrema, excluyendo causas secundarias como alteraciones neurológicas, infecciones urinarias y malformaciones anatómicas de uréteres, vejiga y uretra.

Según el momento del día de su manifestación, hay que distinguir entre enuresis diurna , y  enuresis noctura, que sucede durante el sueño, siendo ésta la más frecuente.

¿Qué tipos de enuresis existen?

Según el control, hablaremos de enuresis primaria, en la que el niño no ha llegado a controlar la micción de manera continuada al menos durante 6 meses, y la enuresis secundaria, que se define así cuando la persona ha podido tener un control de la vejiga completamente consciente , al menos durante un periodo de 6 a 12 meses.

El 80% de las enuresis son primarias.

¿Qué causa la enuresis?

En la aparición de la enuresis, pueden estar influyendo diferentes factores, entre los que podemos destacar:

Factor genético:

La incidencia es mayor en hijos de padres que tuvieron enuresis.

Factores emocionales:

Derivados de situaciones traumáticas, como divorcio o separación de los padres, fallecimiento de un familiar, cambio de residencia, nacimiento de un hermano, hospitalizaciones, hogares desestructurados , dificultades económicas, etc.

Factores relacionados con el sueño:

Niños con un sueño demasiado profundo.

Poliuria nocturna:

En personas diabéticas, presentando emisión de un volumen de orina superior al esperado.

Limitada capacidad funcional de la vejiga, pero estructuralmente normal:

Expulsa menos cantidad de orina más frecuentemente y la señal para una cantidad pequeña puede no ser suficiente para despertar en el sueño.

Retraso madurativo:  

Pudiendo dificultar la percepción del reflejo de micción durante el sueño.

Factores de aprendizaje:

En los casos donde hay un déficit en el condicionamiento de la respuesta de contraer el esfínter y despertar, ante la sensación de necesidad de orinar.

¿Qué podemos hacer para disminuir la enuresis?

Existen una serie de pautas que pueden ayudar a minimizar la enuresis, como:

  • enuresis nocturnoExplicar al niño y a su familia, de forma sencilla, los mecanismos básicos por los que se produce la enuresis.
  • Desculpabilizar al propio niño y familia , ya que es ajeno a la voluntad del niño, intentando fomentar una actitud comprensiva.
  • Fomentar rutinas, a la hora de dormir, de ir al baño, y del consumo de líquidos a partir de última hora de la tarde.
  • Llevar un registro en el que el niño debe anotar las «noches secas» y las «noches húmedas», así como la ingesta de líquidos nocturnos, reforzando  los logros conseguidos para aumentar la autoestima, sin regañarlo ni avergonzarlo cuando no se logre el éxito.
  • Fomentar la responsabilidad de la higiene, cambio de la ropa mojada y no recurrir al uso de pañales.
  • Si se ha decidido recurrir a tratamiento externo de la enuresis es importante que el niño esté motivado y quiera participar, ya que es el que tiene que llevar la iniciativa para lograr su curación.

¿Cuándo debería desaparecer la enuresis?

La enuresis debería desaparecer lo antes posible, debido principalmente a los costes emocionales, sociales y familiares que genera, pero cada caso lleva su propio ritmo. A modo de orientación, según las estadísticas, se produce la siguiente incidencia:

  • Hasta los 5 años, un  7% en niños  y 3% en niñas.
  • Hasta los 10 años,  un 3% en niños y 2% en niñas.
  • A los 15 años, un 1% para ambos sexos.

En el tratamiento de la enuresis de cualquier tipo, hay que distinguir el origen, siendo siempre recomendable el abordaje desde la psicología infantil para atender los efectos a todos los niveles, que este tipo de trastorno genera.

María Bustamante, psicóloga especialista en Psicología Infantil.
Directora de la Unidad de Psicología Infantil.