«Los niños aunque jueguen y hablen no significa que no tengan un trauma»

Entrevistamos a la Dra. Mercedes Zaragoza, psicóloga experta en terapia EMDR, para saber un poco más sobre ésta terapia que está revolucionando el mundo de la psicología clínica.

¿Qué es, a grandes rasgos, el EMDR?

Desensibilización y Reprocesamiento mediante Movimientos Oculares (o estimulacilación bilateral cerebral). Puede ser aplicada por psiquiatras o psicólogos clínicos certificados registrados en la asociación EMDR ESPAÑA.

¿Qué origen tiene? ¿Tiene algún enlace con alguna otra terapia psicológica clásica?

En 1987, Francine Shapiro, psicóloga norteamericana, descubrió que los movimientos oculares voluntarios reducían la intensidad de la angustia de los pensamientos negativos. Inició una investigación (Shapiro, 1989) con sujetos traumatizados en la guerra de Vietnam y víctimas de abuso sexual para medir la eficacia del EMDR.
Comprobó que la terapia reducía de manera significativa los síntomas del Trastorno por Estrés Post Traumático en estos sujetos.
EMDR como método combina elementos teórico-clínicos de orientaciones tales como el psicoanálisis, cognitivo-conductual, PNL,  terapia sistémica y otras. Para muchos pacientes EMDR resulta de mayor ayuda para sus problemas que otras terapias convencionales.

¿Para qué tipo de trastornos es especialmente efectivo?

Aborda el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática y duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales. También se usa EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.
Se utiliza también en personas fuertemente disociadas, en el tratamiento de adicciones, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos obsesivo compulsivos, pacientes oncológicos, mujeres maltratadas, víctimas de abusos psicológico o físico.

¿Funciona bien con niños y adolescentes?

Yo diría que con los niños funciona mucho mejor y más rápido que con los adultos.
En el trabajo con niños lo combinamos con arteterapia, juego, narración de historias y múltiples recursos para llegar al origen del problema y proceder a la desensibilización y reprocesamiento.

Los niños tienen estructuras de memoria mucho más breves que los adultos y entienden el funcionamiento de la terapia de un modo muy natural, para ellos es como un juego y evolucionan mucho más rápido hacia la curación y el equilibrio. Los niños aunque jueguen y hablen no significa que no tengan un trauma. Un recuerdo traumático está 2 años en el hipocampo, después se vive y siente de otro modo.

Los adolescentes agradecen de esta terapia que es poco invasiva, que les permite tomarse sus tiempos y seguir sus propios ritmos. Y sobre todo que será la última vez que lloren por aquello que les preocupa o les angustia.

A los que somos padres nos gustaría creer que el amor, los cuidados y la educación son suficientes para que nuestros hijos crezcan sanos y equilibrados, sin embargo y desgraciadamente no es así, EMDR llega donde todos estos factores no han podido llegar recurriendo al PAI (procesamiento adaptativo de la información)

¿Se puede complementar con psicoterapia clásica?

Claro que si, los psiquiatras y psicólogos que trabajamos con EMDR procedemos de otros modelos terapéuticos a los que no renunciamos en el día a día profesional, más bien al contrario hacemos uso de todos los recursos en nuestro haber para enriquecer las sesiones.

¿Cómo es el proceso completo del tratamiento?

Consta de 8 fases:
Fase 1: Historia del paciente
Fase 2: Preparación del paciente
Fase 3: Medición
Fase 4: Desensibilización
Fase 5: Instalación
Fase 6: Examen corporal
Fase 7: Cierre
Fase 8: Re-evaluación.