5 preguntas para entender la mediación

clinica de psicologia

Carlota González, Vicepresidenta de la Asociación de Abogados por la Mediación, ha charlado con nosotros sobre mediación y psicología.

1- ¿Qué es la mediación?

Es un proceso cuyo objetivo es obtener que las partes consigan  un acuerdo mutuamente aceptado, donde el mediador es neutral, imparcial y les ayuda a comprender el origen de sus conflictos (sus causas y sus consecuencias), sabiendo todas las partes implicadas, que la medicación puede ser abandonada en cualquier momento por cualquiera de los intervinientes y que está protegido por la confidencialidad. 

Además, es una alternativa diferente para gestionar los conflictos, que pueden ser objeto de litigio, y de este modo tratar de evitar el proceso judicial.

2- ¿Cuándo es necesario un proceso de mediación?

Puesto que una característica de la mediación es que es una negociación en la que es necesario que todas las partes cooperen, en la medida que promueve una solución en la que todas las partes implicadas ganan y no sólo una de ellas, se aconseja la mediación tanto como método preventivo antes de que surja un conflicto y, por supuesto, también como método de reparación, para resolverlo, reestablecer la confianza y evitar conflictos futuros.

3- ¿Quién se puede beneficiar de este tipo de procesos?

Al tratarse, el proceso de mediación, de una oportunidad de aprendizaje, dónde se crea un espacio para la comunicación y el diálogo, todos podemos beneficiarnos de la mediación: conflictos de parejas, de padres/madres con sus hijos y a la inversa, relaciones familiares deterioradas, herencias, empresa familiar, conflictos entre vecinos, amistades, etc.

También pueden beneficiarse instituciones, empresas, abogados…

Las partes se encuentran en una posición de igualdad y son las protagonistas en la adopción de acuerdos, por lo que las soluciones son personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada una de las partes en el conflicto. 

4- ¿Qué diferencias hay entre la figura del mediador y la figura del psicólogo?

La mediación puede confundirse con el proceso terapéutico y, aunque guardan cierto paralelo, presentan importantes distinciones. Así, el objetivo de la mediación es la de resolver una serie de puntos conflictivos y lograr un acuerdo, en forma de documento escrito. La psicología, por su lado, tiene como objetivo la persona o la relación y tiene como meta el cambio cognitivo, conductual y/o afectivo.

La mediación es un proceso estructurado, centrado en la tarea; mientras que la psicología posee una estructura más abierta y fluida, en la cual se tratan los sentimientos.  La naturaleza del proceso de mediación es legal o cuasi legal, es decir, mezcla asuntos legales y emocionales; la psicología es un acontecimiento psicológico o personal. En la mediación las emociones se controlan  y dirigen para que no interfieran y así conseguir el acuerdo; en la psicología se exploran para entender y comprender el conflicto psicológico. 

Ambas pueden ser terapéuticas, pero mientras la psicología se centra en la curación como objetivo; la mediación, no.

La información, es otra característica distintiva entre la mediación y la psicología, pues en esta última se necesitan datos de las partes (anteriores y actuales) y en la mediación, no, incluso un exceso de información podría perjudicar la imparcialidad del mediador.

5- ¿Cómo se complementa un proceso de mediación con un proceso terapéutico y viceversa?

Se pueden complementar de varias maneras y tendrá que decidirlo el terapeuta, que tras la exploración de un paciente, detecta que además de los problemas propios que debe solventar, existen también unos conflictos legales o simplemente, que sería conveniente que las personas afectadas lograran ponerse de acuerdo sobre determinadas cuestiones que en la terapia son recurrentes.

Deberán entonces realizarse unas sesiones de mediación, dirigidas por el mediador y, siguiendo, el terapeuta, la conducta de las partes y, en su caso, ayudándolas en el proceso de mediación para lograr un acuerdo real y que las partes sean capaces de llevar a cabo.

El acuerdo adoptado en mediación, puesto que se ha adoptado voluntariamente, es siempre un logro positivo para las partes afectadas, que debería ayudar enormemente al terapeuta en su labor en el tratamiento de las personas afectadas y, en algunos casos, deberá ayudar a los pacientes a cumplir con el compromiso adquirido en el acuerdo.