Transculturalidad: los efectos emocionales de las migraciones

La situación actual de crisis global en la que nos vemos inmersos ha potenciado mucho más aún el tránsito migratorio en nuestro país, unido a que, históricamente, España ha sido un destino muy elegido por personas procedentes de distintas culturas. Esta diversidad de la que disfrutamos hoy en día hace que se haya puesto el foco de atención, por parte de la sociología, psicología o antropología, en la influencia de los factores interculturales en el individuo.

Estas migraciones generan profundos cambios en los individuos de cara a adaptarse y asimilar culturas, costumbres o formas de pensar del nuevo lugar, así como procesos emocionales resultantes de las pérdidas de dejar su país, su cultura y a menudo, sus familiares. Las inmigraciones representan uno de los acontecimientos mas estresantes a los que un individuo puede hacer frente, generando todo tipo de movimientos psíquicos, emocionales y relacionales en el individuo.

Personas emigrantes en un país nórdicoDiversos autores como Brik y Bermúdez (2010) y Berry (1980) nos hablan de diversos fenómenos que se dan durante estos tránsitos migratorios a los que los individuos hacen frente. Movimientos de asimilación de la nueva cultura, de segregación ante el rechazo de la nueva o de marginación (en el caso de que no valore ninguna de las dos) se utilizan para comprender reacciones esperadas en las personas que se relacionan con un entorno nuevo.

Lo normal es que, entre los efectos que encontremos en los individuos, uno es el conocido como ‘estrés de aculturación’ descrito por Berg. Se  entiende como tal los intentos del inmigrante para adaptarse a un entorno social nuevo y que le llevan, inevitablemente, a entrar en conflicto y dejar atrás lo aprendido y familiar, para adaptarse a un nuevo idioma, sistema de valores, comunicación, costumbres, etc.

Otro efecto característico muy frecuente es el duelo migratorio, que es el proceso a través del cual, el inmigrante afronta la multitud de pérdidas que conlleva el cambiarse de cultura. Este duelo puede estar más o menos resuelto, en función de como se vivencie a nivel emocional. Es frecuente encontrarse con depresiones, rabia y rechazos a aspectos del nuevo entorno como la comida, sentimiento de estar perdido o de no saber hacia dónde se va, o qué hace en este nuevo lugar.

Como consecuencia de estas migraciones, el mestizaje es cada vez mas frecuente, encontrando familias de diversas culturas con mucha facilidad. Parejas formadas por personas de distintas procedencias que han tenido que llegar a acuerdos sobre dónde vivir, qué tipo de educación dar a sus hijos, etc, que llevan un trasfondo de efectos transculturales que si no se le presta atención, pueden dar como resultado peleas y crisis.

Es importante tener en cuenta estos factores a la hora de contextualizar a un individuo, una pareja o una familia, ya que la influencia que tienen sobre ellos es emocionalmente muy potente y, a menudo, no se le da la importancia ni el espacio que requieren.

Eduardo Torres
Unidad de Psicología Familiar