Aportaciones desde la Psicología a la pérdida de peso

En esta época del año son muchas las personas que se embarcan en la ardua y en ocasiones frustrante tarea de perder peso. Desde la Unidad de Obesidad de Instituto Centta consideramos que en este proceso la psicología puede jugar un papel fundamental para ayudar a la persona a implantar y mantener unos hábitos de comida y ejercicio mas saludables.

A continuación os dejamos cuatro principios básicos para comenzar este proceso desde una perspectiva orientada a la salud y el vídeo que los compañeros de Practicopedia grabaron con D. Alfonso Méndez, Director de la Unidad de Obesidad y Sobrepeso de Instituto Centta.

 

1 El cuerpo se adapta a la cantidad de comida disponible.

La obesidad y el sobrepeso son un mal efecto de un buen mecanismo evolutivo y biológico. Antiguamente el cuerpo tuvo que adaptarse a las circunstancias del ambiente.

Cuando la comida no estaba disponible tuvo que generar un dispositivo que le dotara de una estrategia para la supervivencia. El cuerpo tenía que adaptarse a lo que había para poder sobrevivir. Actualmente ese mecanismo sigue funcionando pero las condiciones de vida son muy diferentes.

2 La utilidad de la comida es la de alimentarse y no dar placer.

La relación que tenemos con la comida es muy importante. Cuando un niño es pequeño las madres acostumbran a consolarlos dándoles chucherías o algo para comer. Esto queda grabado en la mente del niño, que aprende a superar estados emocionales negativos con la comida.

La comida tiene una utilidad fundamental que es la de la alimentación. No hay que usarla para suplir carencias emocionales o para superar estados emocionales negativos.

3 Las dietas restrictivas no son recomendables.

Las dietas restrictivas no son buenas porque la persona que la realiza incrementará el deseo por los alimentos prohibidos lo cual, a la larga, puede ser contraproducente.

Cuando la persona consigue adelgazar suele lanzarse de cabeza a por los alimentos que no ha ingerido durante los meses que ha durado la dieta.

4 Tomar conciencia y cambiar los hábitos es fundamental.

Para que un programa de adelgazamiento tenga éxito hay que contar con la ayuda de varios profesionales: un médico, un nutricionista, un entrenador y por supuesto un psicólogo, que te ayudará a prevenir, contribuyendo a establecer nuevo hábitos, a tratar los síntomas asociados como la depresión, la ansiedad o la autoestima baja y a establecer metas coherentes.